logotipo Uretek

Estabilización de suelos y edificios
Mediante inyecciones de resina expansiva

logotipo Uretek

¿Cuáles son las patologías en edificación más habituales?

Publicado por icono usuario Uretek el icono fecha 25 de enero, 2019

    Los defectos en inmuebles son bastante comunes. Pero ¿sabemos por qué se producen? Generalmente este tipo de problemas son síntomas de patologías en edificación que, en ocasiones, tienen fácil solución pero es necesario que se detecten a tiempo.

    A continuación vamos a ver cuáles son las características que determinan que un edificio está enfermo y cuáles son las patologías en edificaciones más comunes que desde Uretek podemos tratar.

     

    4 tipos de patologías en edificación

    Para ser eficaces a la hora de afrontar un problema en un edificio, lo primero que debemos tener claro es la causa del mismo.

    Conociendo el motivo afrontaremos las patologías de las edificaciones de forma eficaz y seremos capaces de evitar que las grietas en edificios ocasionadas por ese problema se erradiquen de forma permanente en el futuro.

    Las patologías en edificación más comunes son:

    Lesiones menores en edificios

    patologías en edificios

    Son aquellas que no afectan a la estructura de la construcción pero si a su aspecto estético. Son las más comunes y las que vemos de forma habitual.

    Aunque su reparación no es urgente, hay que tenerlas muy en cuenta y repararlas lo más rápido posible para que no ocasionen una patología en la construcción más grave.

    Las fisuras y grietas en edificaciones de este tipo generalmente se producen por factores meteorológicos. Las patologías en edificación más comunes por factores ambientales son:

    • Grietas, fisuras y desprendimientos de revocos en edificios: las lluvias y las heladas son las protagonistas de este tipo de problemas. Los cambios de humedad y los cambios de temperatura ocasionan pequeñas grietas y desconchones en la fachada del edificio.

    Un consejo a tener en cuenta en este tipo de patologías en edificios es no realizar un revoco encima de otro que haya sufrido algún tipo de lesión menor.

    • Desprendimientos de alicatados, piedra artificial o mármol. Los fallos en paredes de este tipo se producen cuando los materiales elegidos no son adecuados para las condiciones climáticas de la zona.

    En la mayoría de los casos hay que sustituir estos elementos  por otros.

    • Suciedad en las fachadas: la polución, las abundantes lluvias y la presencia de animales dejan huella cuando los materiales son porosos.

    Podemos prevenirla con la aplicación de un producto impermeable transparente u opaco que permita la permeabilidad del vapor de agua.

    Si lo que queremos es solventar esta patología podemos optar por el método seco en el que se usan medios mecánicos como el chorro de arena y el cepillo de púas de alambre de acero, o el método húmedo que consiste en lanzar un chorro de agua caliente a presión con un detergente activo.

    • Mal de la piedra: es una de las patologías en edificación más común en las construcciones antiguas de piedra situadas en cascos históricos de ciudades.

    La fachada de muchos monumentos de piedra se va deteriorando por las sustancias que gravitan en la atmósfera ocasionadas por la combustión de carburante y las calderas de calefacción central.

    Cuando el edificio está afectado se debe retirar la capa y sanearla, pero se puede prevenir esta patología si se le aplica una resina de silicona que repela el agua.

    No todas las lesiones menores en edificios se deben a las condiciones climáticas. En algunas ocasiones estas patologías de edificios son estructurales y son consecuencia de errores constructivos en edificaciones.

    Patologías de los suelos.

    Es una de las patologías más comunes y se dan por la actuación de fenómenos naturales. Una cuestión de vital importancia es elegir la cimentación adecuada para cada tipo de terreno, ya que este tipo de error constructivo puede tener consecuencias fatales.

    En Uretek podemos ayudarte a resolver este tipo de patologías de los suelos gracias a nuestra resina que se expande rápidamente y compacta el terreno.

    Los problemas que podemos encontrarnos por no elegir una base adecuada para nuestra cimentación son:

    Fisuras de tracción diagonal por asiento de cimiento medianero: se producen por asiento de una zona de cimentación. Suelen nacer en las esquinas de las ventanas y puertas, ya que estos son los puntos más débiles del muro.

    Asiento de consolidación desigual del terreno: se producen en edificios de diferentes alturas debido al mayor asiento de consolidación en el de mayor altura.

    Asiento de una zona de cimiento por zapata corrida: se produce cuando el asiento se da en la parte central del cimiento y se forman grietas arqueadas en el muro.

    Este tipo de patología es frecuente cuando se extrae un árbol cerca del edificio, en terrenos poco compactados o roturas de redes de agua que inundan el terreno.

    Deslizamiento de una zona del cimiento: Es cuando aparece una grieta uniforme en la parte alta o bajo del muro. Se suele dar en edificios en pendiente con cimientos de poca profundidad.

    Patologías del hormigón

    patologías en edificación

    Dentro de las patologías en edificación estas son de las más importantes, ya que pueden alterar el funcionamiento de las estructuras y ocasionar daños muy graves.

    Las más comunes son:

    • Lesiones en pilares de hormigón armado: Este tipo de patologías se da por aplastamiento o por rotura a flexión.

    El aplastamiento es cuando hay sobrecargas superiores a las previstas y la fisura divide en dos partes al pilar.

    La rotura a flexión se da cuando se somete a un pilar a un momento de flexión superior a la que es capaz de soportar.

    • Lesiones en jácenas del hormigón armado: pueden ser por flexión, cortante o flexo-torsión.

    Por otro lado, las patologías más comunes del hormigón son la corrosión por la carbonatación de este y las derivadas del uso de cemento aluminoso y áridos contaminados (piritas) en su elaboración.

    En el caso de la carbonatación, podemos detectar patologías derivadas de ella mediante manchas de óxido y grietas longitudinales que sigan la dirección probable de la armadura.

    La aluminosis produce grietas y manchas de óxido pero solo se puede determinar mediante un análisis químico de las muestras.

    Patologías de los forjados

    patologías en edificación

    Los forjados son los suelos del edificio. Por ellos nos desplazamos, soportan el mobiliario y los tabiques.

    Las patologías en edificación más comunes ocasionadas por este elemento son:

    • Hundimiento de forjado por cortante: El peso del suelo es soportado por el hormigón y la armadura trasversal de las viguetas. Si se ha producido un error en la edificación y todo el peso queda a cargo del hormigón éste puede no resistir y se produce una rotura.

    Las grietas suelen aparecer en la base de la vigueta de forma trasversal a la misma.

    • Patologías en forjados por excesiva flecha: esta patología en edificación responde a diferentes tipos de grietas en los tabiques. No son fisuras estructurales y solo platean problemas estéticos.
    • Efectos térmicos en forjados de cubiertas planas: es un tipo de patología que se produce también por una construcción incorrecta. Cuando el suelo se calienta su tamaño aumenta y produce daños en los elementos que impiden su dilatación.

    Si prevemos cuál va a ser la temperatura alcanzada y hasta qué punto va a “crecer” podemos evitar este problema.

    Debemos de estar atentos a las grietas que aparecen en nuestro edificio, ya que pueden ser síntomas de patologías en la edificación que pueden traer consecuencias graves.

    Si no nos damos cuenta, la inspección técnica de edificios (ITE) realizará diferentes comprobaciones si nuestro edificio cumple con la antigüedad fijada por las administraciones locales.

    Si tienes alguna duda sobre las patologías en edificación puedes dejarnos un comentario o contáctanos.

     

    Deje su comentario