Proceso de consolidación del terreno de cimentación de un edificio

    Así es el proceso que se emplea con la tecnología de Deep Injections.

    HubSpot Video

     

    La disminución del volumen del terreno de cimentación y el asiento diferencial de un edificio, produce daños. Estos daños no solo afectan al aspecto estético, interior y exterior, sino que puede poner en peligro la seguridad de la construcción y de las personas.

    Uretek ha desarrollado una tecnología innovadora que permite resolver de modo definitivo y de inmediato, la mayor parte de problemas producidos por asientos.

    Después de examinar atentamente la construcción y la información geotécnica relativa al terreno a tratar, el equipo de técnicos especializados de Uretek entró en acción con un camión-taller totalmente equipado.

    Previamente al comienzo de los trabajos se realizó un ensayo penetrométrico para comprobar la compacidad del terreno a diferentes profundidades, profundizando hasta obtener lechazo.

    FASES DE LA INTERVENCIÓN DE CONSOLIDACIÓN DEL TERRENO

    La primera fase de la intervención consiste en la ejecución de una serie de perforaciones de diámetro comprendido entre 6 y 26 mm. Estas perforaciones atraviesan la cimentación y siguen un esquema prefijado.

    Dentro de las perforaciones se introducen tubos de metal de longitudes distintas. Estos tubos permiten la inyección de la resina en el centro del volumen del terreno a tratar y en profundidad. La longitud de los tubos puede variar desde pocos centímetros, para intervenciones bajo el pavimento, hasta varios metros, en el caso de intervenciones bajo la cimentación llegando a tratar el volumen de terreno al que llega tensión de la estructura. En caso de ser necesario se puede tratar el terreno en una profundidad superior a 10 m.
    La intervención se realiza sin que la actividad del edificio se vea afectada.

    INYECCIONES DE RESINA EXPANSIVA

    La segunda fase de la intervención consiste en la inyección de la resina expansiva. En Uretek disponemos de distintos tipos de resina, estudiada para poder resolver todos los casos planteados, en todos los tipos de terreno.

    Gracias a la flexibilidad de la manguera de inyección se puede llegar a cualquier zona de la construcción. El técnico de Uretek, durante la inyección utiliza un sistema de monitorización con niveles láser de alta precisión. Esto le permite controlar el tiempo real el inicio de levantamiento.

    En cada uno de los tubos a inyectar, el técnico inyecta una cantidad de resina determinada, en función de la reacción del edificio o de la cantidad definida en las fases del proyecto.

    En pocos segundos la resina comienza la polimerización, expandiéndose muy rápidamente y rellenando las fisuras y comprimiendo el terreno tratado. Se mejora así su resistencia, hasta la profundidad requerida por el proyecto.

    Este proceso permite consolidar el terreno en profundidad, bajo la cimentación o el pavimento. Gracias a la elevada presión de hinchamiento, la resina mejora las características del terreno de cimentación del edificio. Pudiendo levantar también el pavimento, aunque este se encuentre muy hundido.

    El levantamiento, en el caso de los pavimentos puede sobrepasar los 30 cm en una sola intervención. Todo el proceso está controlado en tiempo real, con precisión milimétrica, gracias a la instrumentación láser.

    En esta fase y según el estado del edificio, es posible que se cierren las fisuras o elevar la estructura a su nivel original.

    El terreno de cimentación, con las inyecciones de resina, queda consolidado definitivamente gracias a la utilización de la tecnología Uretek Deep Injections.

    La última fase consiste en cortar los tubos de inyección al nivel del pavimento. En pocas horas el terreno de cimentación está estabilizado de modo rápido y definitivo.

    Después de la intervención se realiza un ensayo penetrométrico para comprobar la mejora de compacidad del terreno.