Detenemos filtraciones de agua de las estructuras soterradas

    ¿Está buscando una solución para detener filtraciones de agua en estructuras como:

    ¿Sótanos, aparcamientos subterraneos, bodegas, huecos de ascensores, pavimentos?
    ¿Pasos inferiores o superiores de carreteras y ferroviarios, túneles, aparcamientos subterráneos, garajes, muros de contención?
    ¿Juntas hidráulicas (por ejemplo, piscinas, tanques, tuberías, etc.)?
    ¿Tuberías y pozos de hormigón accesibles, depósitos subterráneos (incluidos los exteriores)?

    Detenemos las filtraciones de agua con inyecciones de resina expansiva y gel de saturación

    Para detener las filtraciones de agua a través de estructuras de mampostería que generalmente presentan discontinuidades (juntas, juntas de vaciado, grietas, agujeros, etc.) inyectamos una resina expansiva y un gel de saturación. El inicio de la reacción de la resina depende de la presencia de agua y generalmente varía entre de 30 a 50 segundos.

    Hemos patentado la tecnología Uretek Water Barrier®, un sistema exclusivo para detener las filtraciones de las estructuras, generalmente enterradas, que presentan discontinuidades.

    Detener filtración de agua con inyecciones de resina

     

    Inyecciones de resina y gel saturante Uretek

     

    Inyecciones de impermeabilización de Uretek

    1) Resina Uretek®

    2) Gel de saturación Uretek®

    En 30 años de actividad hemos realizado más de 55.000 intervenciones

    Delegaciones de UretekNUESTROS INGENIEROS Y GEÓLOGOS ESTÁN PRESENTES EN TODO EL TERRITORIO NACIONAL

     

    Las ventajas de la solución Uretek para detener las filtraciones de agua

    Intervenimos en ámbito comercial, industrial, civil y de infraestructuras; restablecemos la seguridad operativa sin interrumpir su trabajo. Nuestra intervención es limpia y eficaz de inmediato.

    Intervención rápida

     

    Técnica no invasiva

     

    Gran flexibilidad

     

    Resultado inmediato

     

    • Tratamiento rápido
    • Protección contra futuras filtraciones de agua
    • Resultados inmediatamente visibles
    • Sin causar perturbación al desarrollo de las actividades rutinarias, requiere una obra de construcción de pequeñas dimensiones
    • Sin demoliciones ni excavaciones
    • Tecnología respetuosa con el medio ambiente
    • Solución más económica con respecto a otros tipos de intervención

    Campos de aplicación


    Edificios civiles: sótanos, bodegas, garajes subterraneos, huecos de ascensores, pavimentos


    Pasos inferiores y superiores de carreteras y ferroviarios

    Túneles

    Juntas hidráulicas (por ejemplo, piscinas, tanques, tuberías, etc.)

    Muros de contención

    Aparcamientos subterráneos

    Tuberías y pozos de hormigón accesibles

    Detención de las filtraciones de agua en

    • Mamposterías, losas o pavimentos de hormigón armado
    • Muros de piedra o de ladrillos macizos

    Descubra cómo hemos lo resuelto

    HubSpot Video

     

    HubSpot Video

     

    MÁS INFORMACIÓN

    Las filtraciones de agua en las mamposterías se producen generalmente por:

    • aumento estacional del nivel del nivel freático;
    • fenómenos meteorológicos extraordinarios;
    • efecto de nuevas construcciones cercanas;
    • canalización incorrecta de las aguas superficiales;
    • movimientos de filtración subterráneos.

    El exceso de humedad acumulada en la estructura puede generar:

    Daños estéticos como manchas en las paredes, moho, eflorescencias de sal en la superficie, caleo y desmoronamiento del yeso o desintegración de la estructura de soporte. La cristalización de las sales en la superficie, debida a la evaporación del exceso de humedad, provoca daños estéticos irreversibles que aumentan con el paso del tiempo.

    Reducción del confort: paredes mojadas, pavimentos inundados, olores desagradables, impracticabilidad de las instalaciones. La filtración de agua o la humedad excesiva en las paredes se vierte sobre el suelo, imposibilitando el uso normal de las instalaciones, hasta el punto de volverlas impracticables.
    La excesiva presencia de agua en las estructuras perimetrales provoca, en cambio, una gran ineficacia térmica de la envolvente del edificio, lo que favorece la aparición de moho, hongos y malos olores.

    Daños estructurales como la aparición de nuevas grietas, la reducción de la capacidad portante de los materiales que componen las estructuras, el mal funcionamiento de las instalaciones eléctricas, el deterioro anormal de las instalaciones tecnológicas. Las sales disueltas en el terreno y en los materiales de construcción son transportadas a la superficie por el exceso de humedad; esta acumulación continua crea cristales cada vez más grandes que generan unas presiones tales que hacen que se derrumbe la estructura. Este proceso aumenta con el paso del tiempo. Además, a medida que aumenta la humedad del material, disminuye su resistencia mecánica a la compresión, lo que puede provocar el hundimiento de la estructura, dando lugar a menudo a grietas en los muros.

    Mayores costes de calefacción y electricidad para llevar a cabo la rehabilitación de las superficies dañadas y pérdida de valor del inmueble. Una pared húmeda es poco aislante ya que el agua que hay en su interior, siendo un excelente conductor del calor, provoca una dispersión térmica muy elevada y, por tanto, un alto coste de calefacción (una pared húmeda es 3 veces menos aislante que una seca). El uso de deshumidificadores y estufas no resuelve el problema y aumenta los costes de electricidad. Las intervenciones superficiales (pintura, renovación de yeso, enlucido, etc.) no son duraderas, suelen tener que repetirse cada año y sólo generan gastos continuos e inútiles.