Consolidación de un terraplén ferroviario en Italia

    Inyecciones de resina expansiva para consolidar el terreno

    HubSpot Video

     

    En la línea ferroviaria Bolonia-Rimini, cerca de Castel San Pietro Terme, dos tramos de balasto presentaban problemas de inestabilidad.

    Cuatro equipos operativos trabajaron durante la noche, durante trece días, consolidando un total de 980 metros de vía.

    Para evitar la recarga periódica del balasto reduciendo la velocidad de los trenes, se utilizó la tecnología de consolidación Uretek Deep Injections con inyecciones Multipoint de resinas expansivas.

    INYECCIONES DE RESINA EXPANSIVA PARA CONSOLIDAR EL TERRENO

    Las perforaciones realizadas en el lateral del terraplén y la inserción de los tubos de inyección se llevó a cabo manteniendo el tráfico ferroviario.

    La tecnología patentada Multipoint® utiliza tubos de inyección de acero con una serie de orificios calibrados en la superficie lateral.

    El diámetro y la posición de los orificios se diseñaron para que el caudal de cada orificio se mantuviera constante durante todo el proceso.

    Al maximizar los puntos de inyección, se consigue una distribución homogénea de la resina expansiva, que consolida el terreno en profundidad de forma rápida y uniforme.

    Las inyecciones intermitentes evitan que la resina se extienda más allá del volumen deseado.

    UN MÉTODO DE CONSOLIDACIÓN MÍNIMAMENTE INVASIVO


    Mientras que las inyecciones más profundas se realizaron durante el paso de los trenes, las más cercanas a la superficie se llevaron a cabo durante la interrupción del tráfico ferroviario.

    Para garantizar los altos niveles de seguridad que requiere esta operación, Uretek instaló un sofisticado sistema de monitorización.

    Además de los niveles láser sensibles a décimas de milímetro, cuatro cadenas de inclinómetros triaxiales detectaron las variaciones angulares de la vía cada 30 segundos.

    Los datos enviados a una unidad de control conectada a un servidor en la nube eran supervisados constantemente por un software que controlaba todos los parámetros y señalaba si se superaban los umbrales de seguridad definidos por el proyecto.

    La medición del nivel transversal mediante un medidor de carril, realizada por la noche por el responsable de la red, concluyó el seguimiento diario permitiendo la reapertura del tramo al tráfico ferroviario normal.